Amianto y Enfermedades:

El Amianto (palabra de origen latino, amiantus: incorruptible) o Asbesto (de origen griego: incombustible) es una fibra natural que por sus características tecnológicas excepcionales, se ha utilizado en múltiples aplicaciones en construcción, industria y productos de gran consumo. Las variedades más comunes de amianto son el crisotilo y los anfíboles. Los anfíboles incluyen: crocidolita, amosita, tremolita, actinolita y antofilita.

Cuando hablamos de fibras de amianto estamos designando un conjunto de miles de fibrillas elementales sólidamente unidas en forma de haces o agregados de fibras. Éstos pueden separarse con facilidad en fibras cada vez más finas hasta llegar a fibrillas de tamaño microscópico.

Aquí reside la clave de la peligrosidad del amianto: pueden estar presentes del orden de billones de ellas en el aire. Debido a su tamaño microscópico no se ven, no se oyen, no se tocan, no se huelen, no tienen gusto, es decir, son imperceptibles.

De entre las seis variedades de amianto, destacan principalmente:  CRISOTILO ( amianto blanco ) - fibras flexibles, finas, sedosas, fáciles de hilar y resistentes al calor, pero no a los ácidos. Supone más del 90% del amianto utilizado. Su uso principal es para protección contra el fuego y aislamiento acústico; CROCIDOLITA (amianto azul ) - se presenta en forma de fibras rectas. Es muy resistente a los ácidos y se ha utilizado para la fabricación de tubos a presión de fibrocemento, como aislante ignífugo en construcción y como reforzante de plásticos y carcasas de baterías. Por su peligrosidad, en España está prohibido en todos sus usos desde el año 1987; AMOSITA ( amianto marrón ) - es resistente a los ácidos y al calor. Su utilización principal es como aislamiento térmico y en aplicaciones de alta fricción, como frenos y embragues para automóviles.

Amianto friable Muestra de Crisotilo         Muestra de Crocidolita     Muestra de Amosita

                   

 

La exposición a fibras de amianto puede producir diferentes enfermedades. La EPA (Environmental Protection Agency) lo clasifica como el principal agente cancerígeno que se conoce. De hecho en la legislación española está catalogado como cancerígeno de categoría 1. Las principales enfermedades asociadas al amianto son: asbestosis, cáncer de pulmón, mesoteliomas pleural y peritoneal, cáncer gastrointestinal, de laringe, colon-rectal, etc.

Al tratarse de un producto cancerígeno, no existe concentración segura para la exposición, es decir, la única exposición segura es la exposición cero.  En la figura se aprecia en detalle la formación de cuerpos asbestósicos en el tejido pulmonar por inhalación de fibras de amianto.

 


 

 

 

 

Aplicaciones y Legislación :

En España se han importado un total aproximado de casi 3 millones de toneladas de amianto puro, lo cual es prueba de la magnitud de su utilización. Antes de conocer los riesgos para la salud del amianto, éste era ampliamente usado en más de 3000 productos industriales y comerciales . La variedad más usada ha sido el crisotilo, seguida de la crocidolita y de la amosita. Sus mayores campos de utilización han sido la construcción, industria y productos de gran consumo.  En la siguiente secuencia de fotografías se pueden observar diferentes productos con amianto de uso común.

 

 

 

La legislación española sobre amianto está desarrollada por el RD 396/2006 de 31 de marzo. En él se establece la obligatoriedad de realizar un diagnóstico de amianto en edificios e instalaciones previo derribo, mantenimiento o reforma en los mismos.


 

 

 

  Artículo 10. Disposiciones específicas para determinadas actividades.  

 

Antes del comienzo de obras de demolición o mantenimiento, los empresarios deberán adoptar -si es necesario, recabando información de los propietarios de los locales- todas las medidas adecuadas para identificar los materiales que puedan contener amianto. Si existe la menor duda sobre la presencia de amianto en un material o una construcción, deberán observarse las disposiciones de este real decreto que resulten de aplicación.
A estos efectos, la identificación deberá quedar reflejada en el estudio de seguridad y salud, o en el estudio básico de seguridad y salud, a que se refiere el Real Decreto 1627/1997, de 24 de octubre, por el que se establecen disposiciones mínimas de seguridad y salud en las obras de construcción, o en su caso en la evaluación de riesgos en aquellas obras en las que reglamentariamente no sea exigible la elaboración de dichos estudios.

 


El incumplimiento de esta prescripción es una FALTA MUY GRAVE, penada por la Ley de Infracciones y Sanciones del Orden Social LISOS (RD 05/2000) con multas entre 30.000 – 600.000 € y las correspondientes acciones penales.

 

 

 

Ley de Infracciones y Sanciones del Orden Social LISOS (RD 05/2000):
Artículo 13. Punto 6. Infracciones MUY GRAVES.
Superar los límites de exposición a los agentes nocivos que, conforme a la normativa sobre prevención de riesgos laborales, originen riesgos de daños para la salud de los trabajadores sin adoptar las medidas preventivas adecuadas, cuando se trate de riesgos graves e inminentes.

 

 

 


  Inicio Blog amianto Contacto